bow-tie-businessman-fashion-man

¿Cómo lograr que los empleados realmente trabajen?

Posted on Posted in Uncategorized

Con estas 10 razones lograrás que los colaboradores realmente se interesen por su trabajo y no nada más cumplan con sus deberes.

27-Oct-2015 QuimiNet Dirección General

¿Crees que el trabajo son sólo “deberes” que se tienen que cumplir? ¿Esta idea es la que les estás transmitiendo a tus empleados?

La concepción sobre el trabajo que realiza una persona día con día ha evolucionado a lo largo de todos estos años.
Las empresas ya no pueden dejar que persista la idea capitalista de “si no cumples con el trabajo te despido, porque hay miles afuera esperando una oportunidad”.
Esto último se traduce en una alta rotación que conlleva elevados costos, además de que el crecimiento de las empresas se ve frenado por la poca importancia que se le da al empleado y estos, por ende, a su trabajo.
Es aquí a donde queríamos llegar. La paga (el salario) y los beneficios extra que pueda recibir un colaborador en la empresa son importantes. Pero no querrás contar en tus filas con personas que solamente esperen el dinero a cambio de su participación, cualquiera que ésta sea en la empresa.
¿Qué hace que un empleado dé lo mejor de sí e impulse con su trabajo el desarrollo del negocio? Simplemente… el cuidado.
Este cuidado se traduce en múltiples tareas que los líderes de la empresa deben realizar: hacer sentir a sus empleados que pertenecen a un equipo, que persigue un gran propósito, que trabaja con otra gente que se preocupan por él como persona y no simplemente como un empleado.
Cuando sucede todo lo anterior, el empleado llega con gusto a su centro laboral, buscando divertirse, desarrollarse y ser remunerado por ello.
El trabajo encuentra su significado cuando los líderes se preocupan y tienen cuidado por sus empleados.
¿Quieres que tus empleados se preocupen por el negocio también? Te dejamos los siguientes 10 puntos para empezar a cambiar de esquema:
1. Dales libertad
Los sistemas internos detallados en la empresa son importantes, pero las personas singulares crean experiencias únicas. Las compañías inteligentes permiten a sus empleados ser individuales.
Existen empresas que cuentan con guías generales sobre cómo llevar a cabo los procesos del trabajo, pero permiten a sus empleados trabajar con individualidad para llegar al mismo objetivo.
Asignar autoridad también es importante, pero la verdadera responsabilidad proviene de no sólo sentirse a cargo, sino motivado y empoderado para hacer lo que es correcto desde la propia elección del individuo.
En la mente de un empleado sucede esto: “Dame una tarea o asignación y la realizaré. Dime que es mía, dime que use mi mejor juicio para llevarla a cabo y voy a adoptarla. Me preocuparé por hacerlo bien, porque confías en mí y yo confío en ti”.
2. Establecer expectativas lógicas
Sólo hay una cosa peor que ser criticado por haber hecho algo que pensabas que tenías que hacer: no saber qué hacer.
Aunque pueda sonar contradictorio, la libertad es importante pero también lo son las expectativas básicas y comprensibles. Las buenas empresas crear las mejores prácticas. Las grandes compañías absorben las mejores prácticas, casi orgánicamente, debido a que sus empleados puedan entender fácilmente por qué ciertas decisiones y principios tienen sentido.
3. La construcción de un verdadero sentido de equipo
Acude a cualquier encuentro de natación o atletismo y verás que sucede: niños en equipo nadan o corren más rápido en sus rieles que si lo hicieran en los eventos individuales. Ellos saben que otras personas están contando con ellos y no quieren defraudarlas.
Todo el mundo ama sentir esa sensación de trabajo en equipo que convierte a un grupo de individuos en un equipo real. La clave es mostrar los impactos del esfuerzo de cada persona en las otras personas, tanto a nivel de equipo y, de manera más amplia, en toda la empresa.
Las grandes empresas ayudan a los empleados a entender cómo sus esfuerzos afectan a otros, sobre todo de una manera positiva. Todos trabajamos duro para nuestro jefe, pero trabajamos duro por la gente junto a nosotros – sobre todo cuando sabemos que cuentan con nosotros.
4. Fomentar un sentido único de propósito
Al igual que todos queremos sentirnos parte de un equipo, a todos nos gusta sentirnos parte de algo más grande que nosotros mismos.
Sentir un verdadero propósito comienza con saber qué es lo que importa y, más importante, por qué preocuparse.
Tu empresa ya tiene un propósito. (Si no es así, ¿por qué estás en el negocio?) Pero ve más allá y permite que tus empleados crean unos por su cuenta.
Puedes encontrar que lo que les importa es lo que te importa – y en ese proceso hacer que tu empresa sea aún mejor.
5. Fomentar las ideas
Cada empleado tiene ideas. Una de las diferencias entre los empleados que se preocupan y los empleados que no lo hacen, es si se les permite compartirlas y si son tomadas en serio. Rechaza sus ideas sin consideración y se desengancharán inmediatamente.
Las grandes empresas no sólo se instalaron los buzones de sugerencias. Realizan preguntas abiertas. Ellas no dicen: “¿Hay que hacer esto o aquello?”. Ellas dicen: “¿Sabes cómo podemos hacer esto mejor?”. Ellas exploran con cuidado. Ellas ayudan a los empleados a que se sientan cómodos al proponer nuevas maneras de hacer las cosas.
Y cuando una idea no es factible, siempre se toman el tiempo para explicar el porqué – que a menudo conduce a los empleados a dar con una idea aún mejor.
Los empleados que proporcionan las ideas claramente se preocupan por la empresa, porque quieren hacerlo mejor. Asegúrate de que la idea sea valorada, ya que ahora no es tu empresa – es “nuestra” empresa.
6. Ve la persona que realmente es el empleado
Todos esperamos trabajar con gente que admiramos y respetamos.
Y todos esperamos ser admirados y respetados por las personas con quienes trabajamos. Queremos ser más que un título, más que un papel. Queremos ser una persona, también.
Es por eso que una palabra amable, una rápida discusión acerca de la familia, una breve charla sobre el triatlón que acabo de terminar, el viaje que acabo de tomar o el hobby que acabo de empezar, son momentos infinitamente más importantes que cualquier reunión o evaluaciones de desempeño.
Me preocupo por ti cuando te preocupas por mí -y la mejor manera de mostrar preocupación es denotar, mediante la palabra y la acción, que los aprecias como personas y no sólo como empleados.
7. Tratar a cada empleado no sólo por igual, sino con justicia
Cada empleado es diferente. Algunos necesitan un empujoncito. Otros necesitan un aumento de confianza. Otros necesitan un jalón ocasional.
Algunos empleados se han ganado una mayor libertad. Otros no lo han hecho.
Igualdad de trato no es siempre un trato justo. Los empleados se preocupan mucho más cuando saben que un premio o un correctivo es, en circunstancias inusuales, sobre la base de lo que es correcto y no sólo de lo que está escrito.
8. Repartiendo amor duro ocasionalmente
Incluso los mejores empleados cometen errores y pierden la motivación.
De vez en cuando los mejores empleados necesitan una retroalimentación constructiva. A veces es necesario un test de realidad, para saber que no sólo están echando la empresa hacia abajo, sino que están dejando que ellos mismos se “ahorquen”.
En algún momento un empleado puede odiar un poco de este amor duro, pero con el tiempo se dará cuenta de que te preocupaste lo suficiente para lograr sus metas y alcanzar sus sueños.
9. Repartiendo elogios en público
Al igual que los empleados cometen errores, algunos también hacen algo bueno, incluso el peor de ellos.
Esto significa que cada empleado merece una cierta cantidad de elogios. Así que hazlo. Encuentra las razones para reconocer a los trabajadores promedio. Encuentra también las maneras de reconocer a los empleados debajo del promedio.
A veces todo lo que se necesita para que un empleado doble a la esquina del rendimiento es un poco de reconocimiento público. Algunos querrán experimentar esa sensación de nuevo, mientras que otros van a querer vivir de acuerdo con la confianza que demuestras en ellos.
El elogio público demuestra que son importantes y eso ya es suficiente para que ellos se preocupen por la empresa.
10. Crea oportunidades
¿Cuándo un trabajo se convierte en sólo un trabajo? Cuando no hay posibilidad de que éste conduzca a cosas mayores , dentro o incluso fuera de la compañía. Cuando no hay esperanza, es sólo un trabajo.
Cada empleado se despierta todos los días con la esperanza de un futuro mejor. Muéstrales que te preocupas por ellos ayudando a crear un camino hacia ese futuro.
Las buenas empresas asumen que sus empleados se beneficiarán cuando existe un crecimiento. Las grandes empresas entienden que la construcción de un mejor futuro para la empresa depende directamente de la construcción de un futuro mejor para sus empleados.
Muestra que realmente te preocupas por tus empleados, sólo entonces ellos empezarán a preocuparse por tu empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *